Translate

Etiquetas


domingo, 4 de marzo de 2012

DINERO Y GOLES










En nuestra anterior entrada, analizamos la película Moneyball: Rompiendo las reglas y recalcamos la idea de la importancia de decidir qué gestión hay que realizar en una empresa u organización. Hay tipos de gestión que conducen al éxito y hay otros tipos que llevan al fracaso.


Esta aseveración es independiente del volumen de recursos disponibles. Es decir, se puede emplear un alto nivel de recursos y obtener resultados mediocres y se puede actuar con recursos muy restringidos y obtener logros apreciables.


En unas circunstancias de crisis como las actuales, es muy importante asumir la importancia de la gestión como factor estratégico. Como ya indicamos en una entrada anterior (http://eldedoeneldato.blogspot.com/2011/09/remedios-para-una-crisis-vi-cambio-de.html), no es la pertenencia a un determinado sector lo que determina los resultados obtenidos por una empresa. Los estudios demuestran que existe mayor disparidad entre los resultados de las empresas de un mismo sector que entre los resultados medios de distintos sectores económicos.


Vamos a realizar un ejercicio sencillo (inspirado por el análisis realizado del film Moneyball) para demostrar la afirmación anterior  y obtener algunas conclusiones que nos puedan ser útiles en el día a día. Vamos a comparar los resultados de los clubes de la Primera División de la Liga Española de Fútbol con los presupuestos que manejan.


Al término de la 24ª jornada, la clasificación de la Liga BBVA era la siguiente:






Los presupuestos de los diferentes clubes, clasificados de mayor a menor cuantía, eran los siguientes:










Hay un primer análisis, fácil de realizar, consistente en calcular la diferencia entre la posición real de cada club en la clasificación con su posición en el ranking de presupuestos. Si los recursos utilizados fueran la única variable significativa para determinar los resultados deportivos de un club, ambos rankings tenderían a estar igualados. Sin embargo, no es así. Y, lo que es más sorprendente, las diferencias son bastante acusadas. 




Observemos, p. ej., que la Unión Deportiva Levante está 15 puestos en la clasificación por encima de lo que le correspondería por su presupuesto. El Club Atlético Osasuna está 10 puestos por encima y el Rayo Vallecano, 9. En el extremo contrario, el Villareal C. F. está 10 puestos por debajo de la posición que debería ostentar por recursos económicos manejados, el Real Zaragoza, 9, el Getafe C. F., 6 y el Atlético de Madrid, 5.

Es evidente que hay un grupo de clubes que, de cara a la preparación de la temporada, han empleado adecuadamente sus recursos y han obtenido de ellos los mejores rendimientos posibles (U.D. Levante, C.A. Osasuna y Rayo Vallecano) y hay otros donde los recursos no han tenido el mismo aprovechamiento (Villarreal C.F., Real Zaragoza, Getafe C.F. y Atlético de Madrid). Entre medias, hay clubes donde las diferencias no son tan acusadas, pero sólo hay tres de ellos en los que coinciden su posición en la tabla con su puesto en el ranking por presupuesto (Real Madrid, F.C. Barcelona y Real Sociedad) y sólo hay siete donde dicha diferencia sea como máximo de 2 posiciones.

Lo que queda claro es que el comportamiento de los equipos no está sólo determinada por factores económicos, aunque los mismos sí puedan influir de modo significativo. Para dejar claro este punto, vamos a calcular cuánto le ha costado a cada club conseguir los puntos que tienen, dividiendo sus presupuestos por los puntos logrados:



Observemos que, en los extremos, al Rayo Vallecano le ha costado 390.000,00 euros cada punto logrado y al F. C. Barcelona, 7.96 millones de euros. Para sacar una conclusión más significativa, vamos a reflejar los datos en un diagrama de dispersión donde, para cada club, relacionemos los puntos que tienen con el coste económico de cada punto que han logrado:



El gráfico quedaría como sigue:




Observemos que hay que tener en cuenta que existe una tendencia clara a que conforme sube la puntuación, se eleva el coste de obtención de cada punto. El máximo coste llega con los dos primeros equipos de la clasificación (Real Madrid y F. C. Barcelona). Resulta evidente que para llegar al nivel de estos clubes, es necesario aumentar los recursos invertidos en mucha mayor medida que lo que aumenta la puntuación obtenida. Sólo con un altísimo nivel de gasto se puede aspirar a luchar por los primeros puestos en una liga tan competitiva como la española.

Es decir, la línea de tendencia, antes que una recta, experimentaría un brusco punto de inflexión en un momento dado:




Pero, si hacemos excepción de los dos clubes más importantes, para el resto se detecta claramente que hay equipos que están por encima de la línea de tendencia (Real Zaragoza, Sporting de Gijón, Racing de Santander, Getafe F.C., Villarreal C.F., Sevilla F.C., Atlético de Madrid y Málaga C.F.) y, por tanto, su coste por punto está por encima del promedio, y hay otros clubes (Valencia C. de F., Athletic de Bilbao, R.C.D. Español, C. At. Osasuna, U.D. Levante, Rayo Vallecano, Real Sociedad, Real Betis, Granada C.F. y Mallorca R.C.D.) en los que el coste por punto está por debajo del promedio y, por tanto, al menos en lo que llevamos de temporada, han aprovechado mejor sus recursos.

Si analizamos los datos desde otra perspectiva, veremos más claramente que no son los recursos económicos disponibles los que determinan de manera esencial los resultados deportivos. En el siguiente gráfico, relacionamos presupuestos con puntos. La función lineal de primer grado que representaría la línea de tendencia serviría para explicar el 75% de los resultados deportivos obtenidos en función del presupuesto del club:




Sin embargo, esta conclusión está distorsionada por los presupuestos de los dos clubes más importantes. Si los eliminamos del análisis y nos quedamos sólo con los 18 equipos restantes, la conclusión es demoledora:





Según los datos de estos 18 clubes, los recursos económicos empleados sólo explican ¡¡el 12,22%!! de los puntos conseguidos en la Liga. Es decir, si no tenemos en cuenta la situación de los dos clubes más importantes, el cómo gestionar y el qué estrategia seguir cobra una importancia primordial. De hecho, pasan a ser los elementos clave (en realidad, representan, nada menos, que el 87,78% de los resultados deportivos obtenidos).

Se dice, normalmente, que son las grandes organizaciones las que utilizan sofisticados sistemas de control, de gestión y de procesamiento de la información. Se dice, también, que ese mismo tipo de organizaciones es el que ejecuta los procesos más complejos de planificación estratégica. Y es verdad. Pero no es menos verdad que quienes, en realidad, necesitan de un seguimiento más estricto de la marcha de sus resultados y una revisión más concienzuda de sus pautas de actuación, con el fin de tomar lo más rápidamente posible las decisiones correctoras, son las organizaciones de menor tamaño. Porque son las que están más expuestas a no poder sobrevivir a las consecuencias de sus errores o de sus indecisiones. Aunque cuentan con la ventaja de la flexibilidad, si no toman las medidas necesarias para saber cuándo y cómo han de hacer uso de dicha flexibilidad, corren el riesgo de no tener tiempo de escapar a unos resultados negativos.

Como se demuestra con el sencillo ejercicio que hemos realizado en esta entrada, la cuestión principal no es el tamaño de la organización ni la cantidad de recursos de los que dispone. La clave es cómo se gestionan dichos recursos y qué políticas y procedimientos son ejecutados. Sólo asumiendo dicho principio, se puede alcanzar el éxito y eludir el fracaso.


7 comentarios:

  1. José Manuel, la entrada sobre los club de futbol es muy ingeniosa aunque no me queda claro como el Zaragoza estándo último puede calificar bien, calculo que es por el costo/precio de cada punto.
    El Levante destaca en todos los aspectos.
    Saludos,
    Jorge Sojo

    ResponderEliminar
  2. El Real Zaragoza no califica bien. En el gráfico donde se relaciona puntuación y costes por punto, está muy por encima de la línea de tendencia. En realidad, estar por encima de la línea de tendencia es negativo, ya que significa que el coste por punto es mayor que el promedio.

    ResponderEliminar
  3. Que grande ese Rayito, con el menor presupuesto el rendimiento que está dando, con opciones de entrar incluso en Europa!

    ResponderEliminar
  4. El Real Madrid sale bastante bien parado :D

    ResponderEliminar
  5. Y si todos fueran empresas privadas ¿Como estaría la rentabilidad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía Michael Ende en "La historia interminable", "esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión". En realidad, todos los clubes son empresas privadas y todos ellos, salvo Real Madrid, F.C. Barcelona, Athletic de Bilbao y C.A. Osasuna, son Sociedades Anónimas Deportivas. Lo que ocurre es que su fin no es maximizar beneficios sino maximizar resultados deportivos. Desde el punto de vista financiero, el objetivo sería allegar recursos y garantizar en el futuro la consecución de los mismos para satisfacer ese fin. Eso hace que el cálculo de la "rentabilidad" sea más complejo, ya que no tiene sentido calcular una determinada ratio (p ej. Beneficio Neto/Capital)cuando la gestión no busca cumplir objetivos en relación a la misma...

      Eliminar
  6. Es dificil encontrar una grieta en tu razonamiento,
    Saludos

    ResponderEliminar