Translate

Etiquetas


domingo, 6 de mayo de 2012

¡ESPAÑA TIENE UN PLAN…!




En anteriores ocasiones, habíamos criticado al Gobierno que no ofreciera una visión global del conjunto de medidas que planeaba adoptar y no pudiéramos, así, evaluar la coherencia y correcta articulación de las disposiciones que se iban aprobando.

Desde el pasado 27 de abril, ya no tenemos ese problema. Con esa fecha, el Consejo de Ministros aprobó el Programa de Estabilidad 2012-2015 y el Programa Nacional de Reformas 2012 (http://www.libertaddigital.com/documentos/plan-nacional-de-reformas-2012-41912597.html), para ser remitidos a Bruselas para su aprobación por parte de las autoridades europeas. El Programa de Estabilidad 2012-2015 ha sido aprobado en virtud del Procedimiento de Déficit Excesivo abierto a España en el año 2009.

Llama la atención que no se haya remarcado lo suficiente el hecho de que ya contemos con una base para analizar si existe o no un plan de acción sólido (aunque sí se han comentado, de forma aislada, muchas de las medidas que lo integran). Pero eso no significa que debamos restar importancia al documento hecho público y, en este blog, vamos a exponer sus líneas esenciales para comprobar el rigor de las mismas.



Los Programas de Estabilidad y de Reformas parten de un diagnóstico de la situación económica, centrado en la existencia de una serie de desequilibrios acumulados:

1.- Excesivo endeudamiento del sector privado, que ha originado una fuerte dependencia de la financiación exterior. El endeudamiento se concentra, sobre todo, en el sector empresarial y, dentro de este, en el sector de la construcción.

2.- Como consecuencia de dicho endeudamiento, tuvo lugar una burbuja inmobiliaria.

3.- Pérdida constante de competitividad hasta 2008.



Los efectos que generaron estos desequilibrios fueron los siguientes:

1.- Deterioro del mercado de trabajo.

2.- Deterioro de la solvencia del sistema financiero, debido a su exposición al sector inmobiliario.

3.- Falta de control de las finanzas públicas, alimentada por la fuerte caída de los ingresos como consecuencia del desplome del sector de la construcción.

4.- Debilidad del crecimiento económico.




El objetivo del Programa presentado es abordar los desequilibrios descritos para recuperar la senda del crecimiento y conseguir la creación de empleo. Para ello, se proponen como medios:  la reforma del sector público (para alcanzar la disciplina fiscal) y las reformas estructurales (reforma laboral, reforma financiera, reforma de los mercados de bienes y servicios, refuerzo de la competencia y del entorno regulatorio):







Hasta aquí, nada que ya sepamos. Por un lado, es positivo que se afronte la realidad tal como es. Por otro, no se profundiza en la mayoría de las causas de los desequilibrios (no se explica por qué se produjo el crecimiento desproporcionado del sector de la construcción y no tuvieron una expansión similar otros sectores económicos; no se analiza por qué tiene lugar la falta de competitividad crónica en relación a nuestros socios de la UE; no se menciona como causa del abultado déficit actual la estructura sobredimensionada de las Administraciones Públicas en relación a las distorsionadas fuentes de ingresos públicos existentes –aunque sí que se hará referencia a que se consideraron permanente ingresos que fueron meramente coyunturales…). Vamos a ver si las medidas planteadas están a la altura de las circunstancias y están lo suficientemente coordinadas…

Como hemos dicho con anterioridad, en primer lugar aparece el Programa de Estabilidad 2012-2015, el cual se plantea como objetivo reducir el déficit público desde el 8,5% del PIB del año 2011 hasta el 3% en 2013, el 2,2% en 2014 y el 1,1% en 2015.





El peso principal de la reducción del déficit vendría del lado de los gastos, que pasarían del 43,6% del PIB en 2011 al 37,7% en 2015, mientras que los ingresos, que representaron el 35,1%, pasarían al 36,6% en 2015 (llama especialmente la atención que, a pesar de las subidas de impuestos aprobadas, y que afectan a IRPF, Impuesto de Sociedades, Impuesto sobre el tabaco y las que se van a aprobar, para 2013, de IVA e Impuestos Especiales, como después comentaremos, el aumento del peso de los ingresos sobre el PIB sólo llegue a representar 1,5 puntos; con posterioridad, analizaremos este aspecto).

A nivel de las distintas administraciones, la totalidad del déficit sería de la Administración Central, ya que Comunidades Autónomas, Corporaciones Locales y Seguridad Social deberán estar en equilibrio presupuestario.

Para conseguir el objetivo establecido, se propone un marco institucional de vigilancia permanente de las finanzas públicas basado en cuatro medidas:

1.- Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera.- Refuerza la disciplina fiscal para todas las Administraciones, incluyendo medidas coercitivas y de cumplimiento forzoso, pudiendo llegar a la intervención de las Comunidades Autónomas por parte del Estado.

2.- Proyecto de Ley de Transparencia.- Para establecer un Código de Buen Gobierno y fijando sanciones de forma individual a los empleados públicos y altos cargos que no gestionen adecuadamente los recursos públicos.

3.- Creación de la línea ICO-Vencimientos y del Fondo para la Financiación del Pago a Proveedores.- Con estos recursos, se busca que queden pagadas el 100% de las deudas comerciales de Comunidades Autónomas y Corporaciones Locales.

4.- Medidas de ajuste ya aprobadas en el ámbito educativo y en el sanitario (a las que hicimos referencia en una entrada anterior y cuyo contenido se puede ver en este enlace: http://www.elmundo.es/elmundo/2012/04/09/espana/1334000045.html).

Aunque, posiblemente, debería figurar en el anterior apartado, parte de las medidas relativas a las partidas de gastos e ingresos públicos son explicadas en el Programa Nacional de Reformas 2012, que incluye las siguientes líneas de actuación:






En el documento que estamos desglosando, todos estos aspectos quedan sintetizados en cuatro apartados:

1.- Consolidación fiscal.- Aparte de las medidas ya reflejadas en el Programa de Estabilidad, se incluyen en este punto:

a.- Medidas de austeridad presupuestaria en la Administración General del Estado.

b.- Modificaciones en la normativa que regula los distintos impuestos (IRPF, Impuesto sobre la Renta de No Residentes, Impuesto sobre Bienes Inmuebles, Impuesto de Sociedades, Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana…). La decisión de mayor peso que se vislumbra en este sentido es, para 2013, la subida del IVA y la reducción, como contrapartida, de las cotizaciones sociales (http://www.elmundo.es/elmundo/2012/04/27/economia/1335531514.html).

c.- Plan de Prevención y Lucha contra el Fraude.


2.- Modernización y racionalización de las Administraciones Públicas.- Se plantean las siguientes medidas:

a.- Reducción del número de empresas públicas y fundaciones.

b.- Reducción del gasto en alquileres de la Administración General del Estado, mediante un Plan Integral de Gestión del Patrimonio.

c.- Congelación de la Oferta de Empleo Público (salvo excepciones en Fuerzas de Seguridad del Estado, p. ej.), plan para reducir el absentismo laboral en la Administración y aumento de la jornada mínima de los empleados públicos a 37,5 horas semanales.

d.- Racionalización del número de Ayuntamientos, delimitando las competencias locales y agrupando municipios en función de población.

e.- Supresión de organismos existentes en el Estado y duplicados por las Comunidades Autónomas.

3.- Mejora en la eficiencia en la prestación de servicios públicos fundamentales.

a.- Sanidad.- Ordenación de la cartera de servicios, lucha contra el fraude en la obtención de la tarjeta sanitaria, mejora de eficiencia en la gestión (centrales de compra, ordenación de recursos humanos…), racionalización del gasto farmacéutico (mayor participación de usuarios en pago y racionalización de la oferta…).

b.- Educación.- Incremento del número de alumnos por aula, aumento de las horas lectivas del personal docente, mayor racionalidad de la oferta de modalidades de Bachillerato, aplazamiento del incremento de horas lectivas en Formación Profesional, racionalización de la oferta de titulaciones en la Universidad y aproximación de los precios públicos de las matrículas al coste real…

c.- Justicia.- Reforma del sistema de tasas, para evitar el recurso abusivo a los tribunales.

d.- Seguridad Social.- Asegurar viabilidad del sistema de pensiones (compatibilidad entre pensión y trabajo, se exigirán aportaciones al Tesoro Público a las empresas con beneficios que realicen prejubilaciones de mayores de 50 años…), plan de lucha contra el fraude y mayor eficiencia en la gestión (creación de la Agencia Estatal de la Seguridad Social, administración electrónica, reforma de Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales…).

e.- Televisiones autonómicas.- Las Comunidades Autónomas deberán fijar un gasto máximo anual. Posibilidad de privatización.

4.- Medidas para fomentar el crecimiento, la competitividad y la creación de empleo.- Aquí es donde se deberían ubicar las medidas de más trascendencia de cara al futuro:

a.- Reforma del mercado de trabajo.- Aquí se incluirían las medidas contenidas en el Real Decreto Ley 3/2012, ya comentadas en su día (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2012/02/el-unico-camino-posible.html). Se habla, igualmente, de una revisión de las políticas activas de empleo, pendientes de concretar.

b.- Reforma del sector financiero.- Se habla sólo de “cumplimiento de la hoja de ruta”. El único problema es que cinco días después de aprobado este Programa, la hoja de ruta ya había sufrido una “ligera” variación: http://www.elmundo.es/elmundo/2012/05/02/economia/1335970847.html.

c.- Fomento de la competencia.- Garantía de la unidad de mercado, liberalización de los servicios profesionales, dinamización del mercado de alquiler de vivienda, ampliación de la libertad de horarios comerciales en zonas de atractivo comercial, creación de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (que integra a todos los organismos reguladores –Comisión del Mercado de Telecomunicaciones, Comisión Nacional de la Energía, Comisión Nacional del Sistema Eléctrico…- y a la Comisión Nacional de Competencia).

d.- Fomento de la I+D+i.- Puesta en marcha de la Agencia Estatal de Investigación.

e.- Optimización del uso e inversiones en las infraestructuras.- Nuevos modelos de gestión aeroportuaria y ferroviaria (este punto ya ha sido abordado, aunque sin adoptar medidas concretas, en el Consejo de Ministros del pasado 4 de mayo: http://www.libremercado.com/2012-05-04/fomento-presenta-un-plan-para-mejorar-la-eficiencia-de-renfe-y-aena-1276457593/) y fomento de la colaboración público-privada mediante nuevo modelo de concesiones administrativas.

f.- Corrección de desequilibrios del sector energético.- Reducción de costes por 1.700 millones de euros y aumento de ingresos por 1.400 millones de euros vía peajes (básicamente, aquí entra la suspensión de las primas a las energías renovables y el progresivo aumento del precio de la electricidad para cubrir el déficit tarifario).

Hasta aquí, el contenido del Programa.

Como ya comentamos en su día, cuando hablamos de los programas electorales y nos referíamos al del PP (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2011/11/programas-electorales-para-el-20-n-2.html), aunque la orientación de las propuestas es correcta, el gran problema es que falta concreción al conjunto de las mismas y no se adoptan decisiones básicas para alcanzar los objetivos fijados, así como existe cierto nivel de incoherencia que aparece en cuanto se profundiza un poco en los detalles.

Aunque para 2013 se anuncia una medida que puede ser positiva para la creación de empleo como es la reducción de las cotizaciones sociales, hay otras muchas dudas en múltiples aspectos que siguen sin resolverse a la altura que estamos:

1.- Siempre hemos defendido la aplicación de un Presupuesto Base Cero para evaluar los programas de gasto de la Administración, comprobar qué objetivos satisfacen y priorizar entre los objetivos para distribuir el gasto según las prioridades fijadas. Ello permitiría eliminar programas con objetivos no preferentes, programas sin objetivos claramente definidos o programas que se manifestasen ineficaces para conseguir los objetivos propuestos. En vez de ello, se ha optado por medidas de contención del gasto en vez de por medidas de reducción estructural del gasto. Ello resta credibilidad al conjunto del Programa, en un momento en que, precisamente, la credibilidad frente al exterior es tan importante y decisiva. No queda claro que el peso del gasto público sobre el PIB pase del 43,6% al 37,75 del PIB con las medidas aprobadas.

2.- Sobre las subidas de impuestos efectuadas, aparte de contradecir claramente lo que decía el programa electoral del PP, ya analizamos en su día (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2012/01/como-aprendi-dejar-de-preocuparme-y.html) cómo la estrategia de subir impuestos ahora para reducirlos en épocas de expansión, en vez de suavizar el ciclo económico lo que hace es agudizarlo. Sin embargo, curiosamente, como ya advertíamos en párrafos anteriores, las subidas efectuadas tienen un impacto limitado en la reducción del déficit (1,5 puntos del PIB hasta 2015, frente a los 5,9 puntos que representan, en teoría, las medidas sobre el gasto). Además, las subidas efectuadas en IRPF e IS tienden a perjudicar a los perceptores de nóminas que aún conservan capacidad de gasto y de ahorro y a las empresas que aún tienen capacidad de liquidez, respectivamente, siendo especialmente lesivas para retomar la senda de la recuperación.

3.- Aunque se pone énfasis en la racionalización del funcionamiento de las Administraciones Públicas, y se deciden suprimir organismos y reducir el número de municipios, el propio Programa habla de la creación de dos organismos adicionales (Agencia Estatal de la Seguridad Social y Agencia Estatal para la Investigación), resultando poco verosímil que la presunta actividad de los mismos no pueda ser asumida por organismos ya existentes. A pesar de todo, resulta positivo el paso dado en relación a las televisiones públicas autonómicas, entidades que no cumplen actualmente una función social de interés más allá de que sirven de instrumento de propaganda para los gobernantes regionales…

4.- Respecto a las medidas para favorecer la competitividad y el empleo, resulta sorprendente que no se incluya un apartado específico para flexibilizar y agilizar la creación de empresas, eliminar trabas burocráticas y administrativas inútiles, favorecer las vías de colaboración entre empresas, Universidades y grupos de investigación, apoyar el gasto en I+D+i a realizar por las empresas o estimular la formación de consorcios de exportación, entre otros aspectos… Sin un plan decidido en este conjunto de materias, será difícil que se consiga un cambio de modelo económico en nuestro país.

5.- Resulta sintomático, como hemos comentado, que después de dar por sentado en el Programa, que las medidas para el saneamiento del sistema financiero ya estaban tomadas, cinco días después se empiecen a tomar medidas adicionales…

En política y, por supuesto, en política económica, es fundamental que un gobierno dé la clara impresión de que tiene la iniciativa y que tiene el control de la situación. Ello no se consigue con rectificaciones a los pocos días de presentar un plan económico (tal como también sucedió con la presentación de los Presupuestos Generales del Estado: http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2012/04/analisis-del-proyecto-de-presupuestos.html). Sigo sin saber si la razón profunda de ello es la indecisión o una realidad peor de la que los datos oficiales declaran. Pero si el segundo motivo es el que tiene más peso, ello no haría más que reforzar nuestra opinión de que hay que tomar medidas de amplio calado que generen una economía más dinámica y competitiva y no simples retoques que nos condenan al estancamiento y la parálisis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario