Translate

Etiquetas


martes, 1 de mayo de 2012

LA SITUACIÓN DE LA ECONOMÍA DE EE.UU (III)


En una entrada anterior, empezamos a analizar las principales sombras que existían sobre la economía estadounidense y centramos las preocupaciones en el saldo de la balanza de bienes y servicios, con sus consecuencias de aumento del endeudamiento y de implicaciones que ello tiene sobre la situación del sistema financiero.

Hoy, vamos a ver la otra cara del déficit comercial, la cual tiene que ver con el mantenimiento o  no de una determinada posición a nivel mundial. Un saldo positivo en la balanza de pagos permite generar recursos para invertir en el exterior, instalando centros de producción, creando redes comerciales o adquiriendo empresas extranjeras. La situación contraria dificulta este proceso. Es decir, la combinación de déficit comercial, endeudamiento y debilidad de capacidad inversora quebranta la fortaleza de un país. En cambio, la suma de superávit comercial y aumento de la capacidad inversora refuerza el poder de una nación en el concierto internacional.

Hay un cómic independiente norteamericano, American Splendor, cuyo autor es Harvey Pekar (quien falleció recientemente, en el año 2010), una de cuyas historias es ilustrativas de lo que estoy diciendo. En la historia titulada Bringing You Up To Date (que podría traducirse como Poniéndoos al día), el propio autor, que es el protagonista del cómic, dice: “Odio deber dinero, porque siento como si otros controlasen mi vida”.

En los actuales momentos, podemos ver claramente la diferencia entre las dos situaciones que hemos diferenciado más arriba en los casos de Estados Unidos, por un lado, y China y Alemania, por otro y podremos ver que la visión de Harvey Pekar sobre lo que significaba la deuda guarda un gran paralelismo con lo que la deuda supone para los países.

Empezando por el caso de China, en la columna Desde Londres, que se publica semanalmente en el diario digital El Confidencial, escribía su autor, J. Jacks, con fecha 13 de marzo de 2012 (http://www.cotizalia.com/opinion/desde-londres/2012/03/13/mientras-en-la-ue-hacen-como-que-arreglan-algo-6761/):

“¿Qué tienen en común el segundo mayor productor de automóviles de Suecia, una de las más importantes empresas alemanas de tecnología y uno de los pilares de la industria alemana, la mayor empresa de energía de Portugal, la más importante empresa de distribución del agua del Reino Unido, el mayor puerto de Grecia, una empresa del segmento solar de España y el mejor constructor de yates de Italia? Todas estas empresas han sido adquiridas por China en los dos últimos meses con los fondos provenientes de su comercio mundial.” (Las empresas y entidades a las que hacen referencia los enlaces son Saab, Putzmeister, EDP – Energias de Portugal, Thames Water, el puerto de El Pireo, Isofotón y Ferretti).

Es evidente que, gracias a su superávit comercial, China está consiguiendo expandir su influencia en el mundo desarrollado y tener acceso al know-how de muchas actividades productivas, de modo que está buscando colocarse en la vanguardia tecnológica y reforzar su carácter de potencia mundial. Para llevar a cabo esta estrategia, a China le basta con emplear los recursos provenientes de su comercio exterior y no necesita endeudarse con el exterior para la adquisición de las empresas que le interesan.

Pasando a ver los datos alemanes, y comparándolos con los de Francia, podremos comprender las causas profundas por las que Alemania ha ido adquiriendo su liderazgo en el seno de la Unión Europea en detrimento de otros países:



(Pulse sobre la imagen si quiere verla ampliada)  

 Fuente: Elaboración propia a partir de datos de EUROSTAT.


La divergencia entre la evolución de los saldos comerciales de ambos países muestra por qué, dentro del equilibrio de fuerzas del eje franco-alemán, que ha sido quien ha dirigido, en última instancia, la Unión Europea, Alemania es quien, crecientemente, ha llevado las riendas y ha ido imponiendo sus directrices.

En la medida en que un país mantiene un desequilibrio desfavorable con el exterior, el mismo se prolonga en el tiempo y genera, para su financiación, un creciente endeudamiento, su posición frente a otros países se debilita, aumenta su vulnerabilidad frente a cambios desfavorables del ciclo económico y pierde capacidad de maniobra en el escenario internacional. Nos encontramos, por tanto, con un primer elemento de riesgo para el mantenimiento a largo plazo de la posición de hegemonía de la economía estadounidense.

Pero hay otro, más sutil, que está relacionado con la erosión de la naturaleza de moneda de reserva del dólar. Desde el final de la II Guerra Mundial, todo el sistema monetario internacional ha girado en torno al dólar. La posesión de dólares implicaba la garantía de tener un activo seguro y cuyo valor estaba afianzado por el poderío económico estadounidense y su capacidad de dar liquidez a la economía internacional emitiendo moneda propia. Este hecho permitía a Estados Unidos disfrutar de una posibilidad que otros países no podían permitirse: ir acomodando, en cada ocasión, el valor de su moneda a sus propias necesidades internas sin temer una desbandada de los inversores que pudieran pasarse a otra divisa que les proporcionase mayor confianza. Con independencia de que, en un momento dado, el dólar pudiera depreciarse, no había una divisa diferente que pudiera actuar como referencia en el ámbito mundial para poder actuar como depósito estable de valor. Sólo así se explica la ruptura del dólar con el patrón oro (hecho que ya explicamos en una entrada anterior: http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2011/10/rio-arriba-o-cual-es-el-origen-de.html) y que la misma no generara en los poseedores de dólares una tentación de huida hacia otras divisas.

A partir de ese momento, el dólar ha variado su valor en función de la coyuntura económica norteamericana, bien apreciándose (como ocurrió a principios de los 80, como arma contra las tensiones inflacionistas), bien depreciándose (para lograr la reactivación de la economía, via aumento de las exportaciones, como ocurrió a principios de los 70 y, más recientemente, a lo largo del período 2002-2008). Pero es evidente que toda manipulación monetaria tiene un límite.

En el diario on-line Business Insider, se publicó el pasado 5 de marzo un interesante artículo (http://www.businessinsider.com/everything-priced-in-gold-2012-3?op=1), donde se comparaba el precio de determinados bienes medidos en términos de dólar y medidos en términos del oro. Los gráficos eran muy ilustrativos.

Así, si se comparaba, p. ej., el precio del franqueo de primera clase del Servicio de Correos de Estados Unidos, medido de las dos maneras citadas, en términos de dólar su precio había aumentado sustancialmente desde mediados de los años 60. Sin embargo, en términos de oro, el precio había experimentado una reducción de similar magnitud:




Algo parecido ocurre si hacemos el ejercicio con el precio de la gasolina. Si observamos el precio del galón de gasolina en Estados Unidos, en relación a 1995 el precio no aumentado sino que es menor que el que existía en esa fecha:






Si realizamos los cálculos para el precio de la matrícula en la Universidad de Yale, observamos que el mismo en términos de oro es similar al que tenía en el año 1900:






Si analizamos el precio de la vivienda utilizando el índice Case-Shiller, en la actualidad el mismo es más elevado que en 1987 en términos de dólares, pero más reducido en precio de oro:






La misma conclusión obtendríamos si medimos el precio de los alimentos en términos de oro, a partir del Índice de Precios de los Alimentos de la FAO:





Como corolario de todo esto, al medir el PIB de los Estados Unidos en términos de oro, observamos que su nivel es similar al que tenía a finales de los 80:





Es decir, no es que exista una inflación interna en los Estados Unidos, es que hay un proceso de depreciación de su moneda que está deteriorando claramente la riqueza del país. 

Y, evidentemente, ello deteriora la capacidad del dólar como moneda de reserva, de forma que hay países que se han empezado a plantear el crear monedas alternativas y variar las divisas de las que se componen las reservas de sus bancos centrales.

Así, p. ej., los países de la OPEP, con fecha 8 de febrero de 2008, advirtieron con la posibilidad de sustituir el dólar por el euro en las transacciones de petróleo (http://www.libertaddigital.com/economia/la-opep-amenaza-con-sustituir-el-dolar-por-el-euro-para-fijar-el-precio-del-petroleo-1276323184/), los países del Golfo Pérsico acordaron, el 2 de enero de 2009, crear una moneda propia como consecuencia de la inflación que estaba provocando en sus economías la caída del dólar (http://www.libertaddigital.com/economia/los-paises-del-golfo-aprueban-la-creacion-de-una-moneda-unica-desligada-del-dolar-1276347228/) y Rusia propuso, con fecha 16 de marzo de 2009, sustituir el dólar por una nueva divisa de reserva internacional (http://www.libertaddigital.com/economia/rusia-propone-sustituir-el-dolar-por-una-nueva-divisa-de-reserva-internacional-1276353623/) e, incluso, el 31 de marzo de 2009, restablecer el patrón oro como sistema monetario (http://www.libertaddigital.com/economia/rusia-aboga-por-restablecer-el-patron-oro-como-nueva-moneda-mundial-1276355043/).

En relación a la composición de las reservas de divisas, son de interés la noticia publicada con fecha 5 de marzo de 2009, donde se anunciaba el aumento de las reservas de oro de los países del Golfo Pérsico (http://www.libertaddigital.com/economia/los-bancos-centrales-del-golfo-persico-aumentan-sus-reservas-de-oro-1276352515/) o la de fecha de 8 de abril de 2009, en la que se analizaba cómo los bancos centrales habían frenado su compra de dólares (http://www.libertaddigital.com/economia/los-bancos-centrales-extranjeros-no-van-a-financiar-el-deficit-record-de-eeuu-1276355808/).

Todo ello provoca que se susciten dudas sobre la continuidad del dólar en su actual configuración y han llegado a surgir rumores, en enero de 2009, sobre la posibilidad de una nueva moneda común de la zona NAFTA (Canadá, Estados Unidos y México), que hasta ha llegado a recibir la denominación de AMERO (http://www.libertaddigital.com/economia/wall-street-contempla-la-posibilidad-de-que-el-dolar-sea-sustituido-por-una-nueva-divisa-el-amero-1276349796/ y http://articles.marketwatch.com/2009-01-28/news/30749710_1_canadian-dollar-global-financial-system-canadian-natural-resources). 

Lo sorprendente no fue la aparición de esta última noticia, sino la respuesta que dio, con fecha 26 de marzo de 2009, el Secretario de Estado norteamericano, Timothy Geithner, a la propuesta rusa antes comentada, de diseño de una nueva divisa internacional. Geithner manifestó que “Washington estaba muy abierto a la propuesta” (http://www.libertaddigital.com/economia/eeuu-abre-la-puerta-a-una-nueva-moneda-mundial-en-sustitucion-del-dolar-1276354610/).

Resulta evidente, por todo ello, que, a pesar de que a corto plazo las perspectivas de la economía norteamericana no son negativas, como mostramos en la primera entrada de esta serie (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2012/03/la-situacion-de-la-economia-de-eeuu-i.html), las inquietudes para el futuro son importantes, en la medida en que están en juego elementos que han sido consustanciales a la estructura económica estadounidense en los últimos 67 años.

En la cuarta entrada de esta serie, realizaremos un análisis de los posibles escenarios futuros para la economía de Estados Unidos.





2 comentarios:

  1. Si bien es cierto que en esta entrada describes una realidad y no las diferencias politicas y sociales de los diferentes paises lo de China es muy destacable y positivo para ellos aunque el superavit y la inexistencia de deuda externa tenga diferentes motivos como por ejemplo hasra hace solo 5/6 años que país u organismo prestaría dinero a China.
    Por otra parte en los países principalmente occidentales el comercio internacional lo realizan mayoritariamente empresas privadas con costes de producción superiores y el estado se queda solo con la carga impositiva que puede percibir de esas empresas y el resto si hay beneficio luego de cubrir gastos, etc queda para la empresa y en China el papel de la empresa y el estado y por lo tanto el ingreso queda para el estado y los costos a deducir son menores.
    Y si que es interesante una observación que haces sobre las empresas de tecnologías modernas que adquieren fuera de su territorio ya que pronto tendremos en territorio chino producción china de alta complejidad a costos chinos y que podran decir que es tecnología propia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que dices es cierto. Debido a las limitaciones del formato, hay que circunscribirse a analizar un único aspecto y, en este caso, me he limitado a poner el foco en el aspecto déficit comercial-endeudamiento. Sin embargo, hay una conexión sobre la que quiero poner el énfasis: el saldo de la balanza de bienes y servicios (el cual es un reflejo de la situación del aparato productivo de una economía) conlleva automáticamente, una capacidad de préstamo o una necesidad de endeudamiento (según el signo de dicho saldo)... He querido recalcar como una cierta debilidad del aparato productivo, acaba provocando la necesidad de endeudarse y, a partir de ahí, debilitarse la posibilidad de influencia y liderazgo de un país en beneficio de otros... Tiempo habrá en una entrada posterior para hablar de China, pero llevará bastante tiempo porque hay mucho que comentar...

      Eliminar