Translate

Etiquetas


lunes, 11 de junio de 2012

LA INSOPORTABLE LEVEDAD DE LOS MALABARISMOS VERBALES




En anteriores entradas del blog, hemos venido comentando varias cuestiones que ahora convendría recordar:

1.- Hemos dicho cómo el anterior Gobierno reaccionó tardíamente y de modo equivocado a la crisis económica que estábamos sufriendo (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2011/04/que-me-pasa-doctor.html).

2.- También hemos indicado que el nuevo Gobierno carecía de un plan global para hacer frente  a la difícil situación que España estaba atravesando (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2012/02/el-unico-camino-posible.html) y cómo las medidas adoptadas en el terreno fiscal (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2012/01/como-aprendi-dejar-de-preocuparme-y.html) y financiero (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2012/02/allegro-ma-non-troppo.html), o no estaban bien orientadas o no se efectuaban al ritmo adecuado, respectivamente.

3.- Igualmente, hemos advertido que la política de comunicación efectuada no reducía la incertidumbre ni aumentaba el grado de transparencia de nuestra economía (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2012/06/tu-madre-se-subio-un-ciruelo.html), con los efectos que ello tenía sobre el precio de nuestros activos.

Todo esto hay que tenerlo en cuenta para juzgar la operación de rescate de nuestra banca que se anunció el pasado 9 de junio (http://www.elmundo.es/elmundo/2012/06/09/economia/1339227352.html) por un importe máximo de 100.000 millones de euros, cantidad que provendrá del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (http://www.elmundo.es/elmundo/2012/06/09/economia/1339273087.html).

Hay muchas vertientes que hay que analizar en esta decisión y lo iremos haciendo poco a poco en las próximas entradas. En esta, vamos a hacer una primera aproximación a lo que sabemos (que tampoco es demasiado).


1.- Las causas de la operación.- El motivo esencial de que España, al final, haya tenido que aceptar esta operación de rescate radica en que nuestro sistema financiero necesita ser recapitalizado y ni hay garantía de que ese dinero pueda venir de inversores privados ni el Estado tiene recursos para afrontar dicho paso. Ello, con independencia de que los recursos necesarios sean los 40.000 millones de euros que ha calculado el FMI (http://www.elmundo.es/elmundo/2012/06/07/economia/1339072192.html), la horquilla entre los 80.000 y los 112.000 millones de euros que aparece en un informe de Standard & Poor’s (http://www.elmundo.es/elmundo/2012/06/08/economia/1339121324.html) o los 150.000 millones de los que habla Juan Ramón Rallo, director del Instituto Juan de Mariana (http://www.intereconomia.com/noticias-negocios/claves/seis-mitos-rescate-que-nunca-20120610). La espoleta que provocó la necesidad de la operación fue la subida de la prima de riesgo y los datos de huída de capitales de los que hablamos en nuestra anterior entrada y, aquí, la principal incógnita es por qué se ha optado, en concreto, por este mecanismo, limitado al saneamiento del sistema financiero, frente a los rescates de Grecia, Portugal o Irlanda que cubrían un conjunto más amplio de medidas (http://www.elmundo.es/elmundo/2012/06/10/economia/1339341847.html). Puede ser que haya influido en ello la mayor dimensión de la economía española en relación a las de los países ya rescatados, lo cual hubiera supuesto, en caso de aplicarnos un plan de similares características, el desembolso de una cantidad de dinero inasumible para los países de la Unión Europea. Puede ser que haya sido determinante la resistencia del Gobierno a solicitar un rescate global (es decir, además del apoyo a la banca, reestructuración de toda la deuda pública más adopción de severas medidas de ajuste). Puede ser que haya dado un margen de maniobra el hecho de que ya se hayan adoptado medidas en los terrenos fiscal, financiero y laboral… A lo mejor, el clima de indecisión que domina en toda la UE ha impedido adoptar decisiones de mayor calado… El caso es que, al final, el plan de rescate se ha limitado a la recapitalización del sistema financiero.

2.- El mecanismo.- La operación aprobada consiste en un préstamo de hasta 100.000 millones de euros al FROB (Fondo de Reestructuración y Ordenación Bancaria) que, recordemos, es el  instrumento creado por el anterior Gobierno para sanear el sistema financiero. A partir de ahora, conforme vayan aflorando las necesidades de capitalización de las entidades bancarias con saneamientos pendientes, el FROB podrá disponer de los recursos del mecanismo financiero aprobado para inyectar recursos en las mismas. Recordemos que en el caso de Bankia, las estimaciones, aún no desmentidas, son necesarios 19.000 millones de euros y que, para Catalunya Caixa, Novacaixagalicia y Banco de Valencia, también se ha publicado, y sigue sin confirmarse ni desmentirse tal extremo, que necesitan 30.000 millones de euros. Con la cantidad aprobada, habría margen para acometer todos estos saneamientos.

3.- El aspecto positivo.- El aspecto más positivo de la operación es que se centra en el principal punto que está ahogando las posibilidades de recuperación de la economía española. Como ya hemos dicho muchas veces, las dificultades por las que están atravesando las entidades financieras están provocando la restricción del crédito y, con ella, la imposibilidad para los particulares de financiar sus operaciones de consumo, para las empresas de financiar sus operaciones normales de circulante y para todos de acometer nuevos proyectos de inversión. Si se elimina el principal factor que dificulta el restablecimiento de los flujos de crédito y de intercambio de bienes y servicios a niveles que permitan la recuperación económica y la creación de empleo, esta operación podría ser recordada en el futuro como la clave para salir de la difícil situación que padecemos. Adicionalmente, hemos evitado un rescate global que hubiera implicado unas severísimas medidas de ajuste económico y de recorte del gasto público y una pérdida de soberanía y capacidad para decidir por nosotros mismos. 

4.- El aspecto negativo.- El principal aspecto negativo es que sigue sin haber un plan global de saneamiento del sistema financiero y de recuperación económica. A lo mejor, existe. Pero la realidad es que ni se ha hecho público ni parece que nadie lo conozca. Sin un conjunto de medidas coherentes y bien articuladas, la financiación obtenida puede ser inútil e, incluso, hasta contraproducente. Porque hay que remarcar el hecho de que dicha financiación se concede, en última instancia, al Estado, es decir, en caso de que las cosas se hagan mal y el saneamiento de las entidades bancarias no se lleve a cabo correctamente, seremos todos los contribuyentes los que tendremos que soportar el peso de la devolución del préstamo concedido…

Lo que sí hay que dejar claro es un punto. No cabe alegrarse ni echar las campanas al vuelo por la operación aprobada. El tener que recurrir a la UE para que una parte importante de nuestra banca no quiebre no es ningún éxito. Tampoco, en mi opinión, cabe entrar ni en echar sólo la culpa al anterior gobierno del PSOE o al actual del PP, aunque cada uno de ellos ha cometido errores de calado ni en discutir quién tiene mayor responsabilidad en lo sucedido (admitiendo, eso sí, que el actual Gobierno lleva poco más de cinco meses en el poder). La crisis actual tiene muchos aspectos e implicaciones y hunde sus raíces en toda una serie de vicios y defectos del sistema económico español (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2011/10/rio-arriba-o-cual-es-el-origen-de_31.html) que se han mostrado enormemente resistentes de erradicar. Siempre hemos dicho que uno de los requisitos para salir de la crisis actual en España es afrontar un cambio de mentalidad por parte de los agentes económicos (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2011/09/remedios-para-una-crisis-vi-cambio-de.html) y, sin dicho cambio, nuestra economía puede sufrir un largo período de letargo que nos puede hacer retroceder en nuestra posición global en el mundo. Hay que admitir, aunque nos duela, que, el tener que recurrir a la ayuda exterior para salvar nuestro sistema financiero, es, en última instancia, UN FRACASO COLECTIVO, no atribuible a un único grupo o sector. No hay que reconocer este hecho para mortificarse, sino, sobre todo, para identificar nuestros problemas y ponernos manos a la obra para solucionarlos. Salir ante la opinión pública alegrándose por lo sucedido o jugando con las palabras para enmascarar lo que verdaderamente ha ocurrido (http://www.elmundo.es/elmundo/2012/06/09/economia/1339264828.html, http://www.elmundo.es/elmundo/2012/06/10/espana/1339326271.html) no es admisible bajo ningún aspecto, porque impide ver la realidad de los hechos. Y, cuando se ven determinadas portadas de periódicos, lo que a mí más me preocupa es que parece que no nos hemos enterado de nada:




4 comentarios:

  1. Comentario de Jorge Sojo:

    Hola José Manuel,te comento mi opinión. Respecto a la INTERVENCIÓN, que de eso se trata, la lectura NADA OPTIMISTA que hago es la siguiente.

    - U.E presta a España vía FROB (FROB que es España y por eso la garantía estatal) el FROB presta a los BANCOS, los BANCOS compran letras del tesoro y tapan alguno de sus agujerillos.

    - PYMES y familias no acceden a nuevos créditos.

    - Realmente ¿tienen los bancos demandantes de créditos con solvencia para devolverlos?

    Veo el tema tan enredado como antes y coincido con tu opinión en varias de las entradas del blog que la política de comunicación es mala.

    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo en que es una INTERVENCIÓN, aunque reciba otro nombre.

      Es cierto que la mecánica hasta ahora ha sido que los mecanismos de liquidez arbitrados por el BCE han consistido en dar dinero a los bancos (a bajos tipos de interés) para que estos acabasen comprando deuda pública. Pero este mecanismo ha sido posible porque los tipos de interés de las operaciones de financiación (que estarían en el pasivo a corto plazo del balance de la entidad) eran inferiores a los de las operaciones de inversión (Letras del Tesoro). Ahora, el dinero va a entrar en el Pasivo a Largo Plazo y el coste de esa financiación va a ser superior a la del BCE, por lo que no sería rentable invertirlos en Letras del Tesoro. Esto no es una simple línea de inyección de liquidez, sino de capitalización y el coste del capital siempre es mayor que el de la financiación a corto.

      La pregunta espinosa. ¿Hay demandandes de crédito solventes? Desde mi punto de vista, pocos, pero hay 3 segmentos donde se tiene que apuntalar la recuperación del crédito:
      - Préstamos hipotecarios a particulares para compra de vivienda A PRECIOS SOSTENIBLES A LARGO PLAZO.
      - Operaciones de financiación de circulante a empresas en buena situación, sobre todo reaperturando operaciones no renovadas en su día no por las cifras del negocio sino por la situación de restricción del crédito.
      - Operaciones de inversión bien proyectadas que no han encontrado financiación.

      Es difícil pero es de donde hay que partir, no hay más...

      No sé si he podido responder a tus dudas.

      Eliminar
    2. La única duda que aún tengo es que aunque el pasivo ahora será a largo plazo y la tasa de interés ayer escuche rondará el 3% y la tasa de las letras a 10 años supera el 6% ¿? habrá que esperar

      Eliminar
    3. Hay que esperar una cosa: distinguir entre el tipo de interés del préstamo de la UE al FROB y el tipo de interés que el FROB preste a las entidades a capitalizar... Seguro que no será el 3-4% del que se está hablando para el primero...

      Eliminar