DE MOMENTO, NO CAÍMOS POR EL PRECIPICIO. DE MOMENTO…


EL DEDO EN EL DATO

Entra en LaBlogoteca a valorar este blog








Como recordarán, en una de nuestras últimas entradas de 2012 hablamos del “precipicio fiscal” o “fiscal cliff” que parecía cernirse sobre Estados Unidos y, de rebote, sobre el resto de la economía mundial (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2012/11/al-borde-del-precipicio.html). Vaticinamos que la amenaza no se iba a materializar y que, aunque tuviera carácter provisional, se llegaría a un acuerdo que evitaría los recortes automáticos que se vislumbraban en el horizonte.

Efectivamente, al final, in extremis, entre el 31 de diciembre de 2011 y el 1 de enero de 2012 (http://www.elmundo.es/america/2013/01/02/estados_unidos/1357092058.html), el Senado y la Cámara de Representantes de Estados Unidos votaron afirmativamente una propuesta que no acabó de satisfacer ni a demócratas ni a republicanos pero que, no obstante, da un margen de dos meses para alcanzar un pacto definitivo (http://www.elmundo.es/america/2013/01/02/estados_unidos/1357102837.html). Lo aprobado, se puede sintetizar en dos puntos:


1.- Se subirán los impuestos a los individuos que perciban más de 400.000 dólares al año y a las parejas cuyos ingresos superen los 450.000 dólares anuales (el tipo impositivo se elevará en algo más de cuatro puntos, pasando a recuperar el nivel que tenía en los años 90). A su vez, los impuestos sobre dividendos subirán del 10 al 15%. Para el resto de contribuyentes, se mantendrán las bajadas aprobadas por la Administración Bush, pasando a tener las mismas carácter permanente.

2.- Se paralizan los recortes automáticos de gastos que iban a entrar en vigor el 1 de enero de 2013. Ahora, se inicia un plazo de dos meses para que republicanos y demócratas pacten un conjunto definitivo de medidas orientadas a reducir el déficit público norteamericano.

Como ya dijimos en la entrada antes enlazada, lo verdaderamente importante no es tanto la cuestión del “precipicio fiscal” como la sostenibilidad de un modelo económico basado en el crecimiento constante del endeudamiento. Sin embargo, hay un segundo tema que conviene destacar y que tiene que ver con la naturaleza de las crisis y su relación con la falta de encaje de las distintas piezas que integran el sistema económico y social.



En un artículo que leí hace muchos años, el economista y escritor José Luis Sampedro hablaba de la existencia de tres niveles diferentes que acababan constituyendo toda economía:

1.- El nivel técnico-económico (formado por los elementos estrictamente materiales: la producción, la tecnología, las infraestructuras, los factores de producción –la fuerza de trabajo y la dotación de bienes de capital-, los intercambios con el exterior…).

2.- El nivel socio-institucional (las leyes y regulaciones, las instituciones, las clases sociales, la organización y estructura empresarial…).

3.- El nivel axiológico (las ideologías, mentalidades y pautas de comportamiento).

Podemos plantear, como hipótesis, que la prosperidad tiene lugar cuando los tres niveles se estimulan entre sí y dan lugar a un círculo virtuoso mientras que la crisis es una situación donde los tres niveles entran en contradicción y originan un círculo vicioso de estancamiento y parálisis.

Todo el proceso en el que ha estado envuelta la posible caída de Estados Unidos en el “precipicio fiscal” refleja una situación en la que los tres niveles antes citados no encuentran la forma de acoplarse entre sí de forma satisfactoria. Si han leído algunas de las entradas de este blog con anterioridad, habrán observado que, tras el análisis de las circunstancias económicas existentes, las medidas que se deducen no se pueden adscribir a una corriente ideológica concreta. En el caso español, hemos hablado tanto de la necesidad de flexibilizar las condiciones en que se desenvuelve la actividad económica, eliminando trabas y rigideces (algo que podría asociarse, en cierto modo, a la derecha), como de la urgencia por acabar con el fraude fiscal para impedir que la mayor parte de la recaudación recaiga sobre las rentas salariales (lo cual estaría más próximo a la izquierda). En el caso estadounidense, las recetas a aplicar también se moverían en un terreno transversal entre las posiciones de los dos principales partidos. Es evidente que hay que efectuar recortes de gasto (como proponen los republicanos) pero no parece menos necesario subir los impuestos a las rentas medias y, sobre todo, altas (como defienden los demócratas). 

En la medida en que perviven las posiciones ideológicas tradicionales (entre otros puntos que afectan al nivel axiológico y, también, al socio-institucional), el sistema no encuentra las pautas de funcionamiento que le permitirían volver a la senda del crecimiento. Lo que está sucediendo se podría resumir con las palabras del filósofo Antonio Gramsci: “en la crisis muere lo viejo, en tanto lo nuevo no acaba de nacer”. Cuando antes llegue lo nuevo, menos tiempo quedará para retornar a la prosperidad… Lo sucedido en Estados Unidos revela que todavía falta mucho para que ese momento llegue.

 


Comentarios

  1. En mi humilde opinión yo creo que la clave está en lo inviable que es la sostenibilidad de un modelo económico basado en el crecimiento constante del endeudamiento. "¡Dame mas dinero para poder seguir pagándote lo que te debo y así hacer la deuda cada vez mas y maas grande!". Me pregunto cuánto tiempo seguiremos viviendo dentro de esa gran mentira, que nos llevará a una recesión de varias décadas, haciéndonos perder cada año mas nivel de vida, tanto a nivel económico, eliminación de pagas extraordinarias, menos vacaciones, menos derechos para los trabajadores, nuestros universitarios viéndose en la obligación de irse al extranjero, porque en España cada vez hay menos trabajo.
    Nuestros políticos cada vez son mas corruptos y menos eficaces, no se gobierna para el bien del país, sino para ganar votos, o como mínimo para no perderlos. Todos los medios de comunicación están manipulados y el medio que no lo sea lo machacan y lo cierran. el presentador/a de televisión que le hagaa preguntas incómodas a un político va a la puta calle de la Noche a la mañana.
    ¿Cuántos años seguiremos viviendo en España esta dictadura con apariencia de Democracia a la que nos tiene sometidos la corrupción y la falsedad del PSOE y PP?.
    DEscartada la demencia y lo inviable de IU en pleno siglo XXI y mucho menos los buitres nacionalistas (separatistas), cada día tengo mas claro que mientras el 15-M no se convierta en partido, mi próximo voto será para UPyD, de los demás ya estoy hasta los huevos.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por el blog. Te dejo mi voto en el concurso de 20 minutos!

    Te invito a votarme también. Mi blog trata sobre actualidad laboral (consejos, trucos, artículos, etc.) :)

    http://lablogoteca.20minutos.es/e-laboral-21900/0/

    Un saludo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario