Translate

Etiquetas


jueves, 28 de junio de 2012

DEVALUEMOS TODOS, PARA IR CAMINO DE LA PROSPERIDAD…










Ante una situación de recesión, los distintos países buscan vías para favorecer el crecimiento económico. Las políticas expansivas de gasto público presentan el obstáculo de que normalmente provocan aumentos del déficit y es necesario que los aumentos de deuda pública subsiguientes sean suscritos por los inversores, lo cual, según el nivel de deuda pública del que se parte, no siempre es fácil. Se puede expandir la oferta monetaria, pero ello puede acabar repercutiendo en aumentos de la tasa de inflación y, como los bancos centrales utilizan el sistema financiero como vía indirecta para que esta política acabe activando el crecimiento y el empleo, muchas veces la acción se pierde en el camino ya que los agentes económicos acaban prefiriendo mantener la mayor cantidad de dinero posible en forma líquida o de depósitos bancarios, antes que gastarla (es la situación que Keynes denominó “trampa de la liquidez” y es, en gran medida, lo que está sucediendo actualmente, ya que, a pesar de los bajos tipos de interés y las sucesivas medidas para incrementar la cantidad de dinero en circulación, sus efectos sobre el PIB son, más bien, magros). Por todo ello, un medio para estimular la economía es la depreciación de la moneda. Ello provoca que se abaraten las exportaciones y se encarezcan las importaciones, con consecuencias lógicas: se vende más y se compra menos en el exterior. Con ello se mejora el saldo de la balanza comercial y se logra reactivar el PIB (es lo que se conoce con el nombre de "devaluación competitiva").


Aunque la existencia de una moneda única en la Eurozona puede complicar todo este razonamiento, en lo esencial se mantiene, sólo que las instancias institucionales y su capacidad para ser presionadas e influenciadas varían significativamente.

El problema de, lo que parece, un sencillo expediente de política económica, que puede ser implantando con facilidad es que, obviamente, es imposible que todas las monedas se deprecien simultáneamente: alguna se tiene que apreciar. Que no haya ninguna moneda a nivel mundial que asuma el papel de apreciarse frente a las demás y de actuar como una moneda de referencia  clara es un problema que ya comentamos en una entrada anterior. Su ausencia ha provocado que el esfuerzo generalizado por depreciar la moneda propia de cada país haya sido un factor adicional de recalentamiento de las economías, haya realimentado la burbuja inmobiliario-financiera y haya devenido, finalmente, inútil… Si hubiera habido una moneda de referencia clara, que se hubiera comportado como tal, se hubiera constituido en un ancla para la expansión monetaria global y hubiera sido un factor de estabilidad a nivel internacional.

Si empezamos con el euro, ya nació con el afán de Alemania para evitar la continua apreciación del marco, lo cual perjudicaba a su sector exportador. Al unirse a países con saldos negativos en sus balanzas por cuenta corriente, estos compensaban el saldo positivo de la balanza por cuenta corriente alemana y el efecto neutralizador final ayudaba a que el euro se mantuviera estable.


Podemos ver el saldo de la balanza de bienes y servicios de Alemania y de un grupo de países para ver ese comportamiento claramente dual:




(Pulse sobre la imagen si quiere verla ampliada)  

Fuente: EUROSTAT



miércoles, 27 de junio de 2012

DC COMICS RESET



El economista sueco Johan Akerman (1888-1959) introdujo el concepto de límite de estructura: se refería a situaciones de cambios profundos, realizados en tiempos muy comprimidos y generadores de verdaderas mutaciones de todo el cuerpo social de un país. 

Actualmente, existe una corriente importante de economistas que interpreta la crisis que estamos atravesando en términos de límite de estructura, como un momento en que las características esenciales del sistema económico cambian radicalmente respecto a la etapa anterior. Se puede utilizar este término o no. Santiago Niño Becerra utiliza el de crisis sistémica en sus obras El crash de 2010 y Más allá del crash (este último ya comentado en este blog: http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2011/12/comentarios-mas-alla-del-crash-de.html) y, aunque los conceptos expresados no son equivalentes, coinciden en expresar una situación de cambio sustancial, una línea que marca un antes y un después en el devenir económico.

Desde el punto de vista de la gestión empresarial, el identificar la naturaleza de la situación económica tiene gran importancia. Una crisis coyuntural permite afrontar un período bien delimitado de menor actividad y aprovechar la expansión posterior sin alterar los fundamentos esenciales del modelo de negocio. Pero ante un límite de estructura o una crisis sistémica, todo es diferente. Cuando la recesión se supera, el entorno en el que una empresa se mueve ha cambiado tanto que es posible que un modelo de negocio de éxito en el pasado pase a ser totalmente obsoleto y la empresa se encuentre lejos de una situación mínimamente competitiva.

Hoy, vamos a acercarnos a una realidad que no suele ser tratada con frecuencia en la literatura empresarial (Apple, Microsoft, Google, Facebook, IKEA, Inditex, Mercadona o Banco Santander suelen ser objeto de mayor número de análisis) pero que es interesante de seguir: el mundo del cómic.

La vertiente del cómic que suele generar mayores ventas y mayor atención del público es la del género de superhéroes. Surgido en Estados Unidos, Marvel Comics y DC Comics son las dos compañías que, prácticamente, monopolizan el sector. Mientras que la DC Comics (fundada en 1934 con el nombre de National Allied Publications) tiene dos personajes claramente emblemáticos (Superman y Batman) que concentran sus ventas, la Marvel (nacida en 1939 con el nombre de Timely Publications), tiene un mayor número de protagonistas entre los que repartir sus historias (Spiderman, Daredevil, Hulk, Thor, Capitán América, Los 4 Fantásticos, X-Men -o Patrulla X, como se conoció inicialmente en España-, Iron Man, Los Vengadores...).

Si repasáramos la historia de ambas compañías, veríamos que las épocas de crisis ocupan, prácticamente, más tiempo que las de esplendor. Si, en la década de los 40 o de los 60 del pasado siglo o en la primera década del siglo XXI, el éxito económico de ambas empresas ofrecía pocas dudas, en la década de los 50 y de los 70 pasaron a tener graves problemas que amenazaron su supervivencia. Marvel afrontó un proceso de bancarrota en 2001 y DC Comics ha dejado de ser una empresa independiente y ahora forma parte del conglomerado AOL-Time Warner.

A pesar de todo, a pesar de los profundos cambios que sacuden periódicamente al mundo del ocio y la creación artística, con giros imprevisibles en los gustos y hábitos de los consumidores, lo sorprendente es que ambas empresas se siguen manteniendo en el mercado. ¿Por qué?









martes, 26 de junio de 2012

AUDITA, QUE ALGO QUEDA...










El pasado jueves 21 de junio, las dos auditoras independientes nombradas por el Gobierno, Roland Berger y Oliver Wyman, hicieron públicos sus informes sobre el sistema financiero español.


En la página web del Banco de España, figuran enlaces a ambos informes e información complementaria sobre los mismos:







http://www.bde.es/f/webbde/GAP/Secciones/SalaPrensa/InformacionInteres/ReestructuracionSectorFinanciero/Ficheros/es/background_proc_eval.pdf



Esta auditoría ha consistido en la realización de un test de estrés a todo el sistema financiero español. ¿Qué es un test de estrés? Se trata de analizar, en términos de pérdidas y de quebranto subsiguiente en los recursos propios de una entidad financiera, los efectos de una situación económica negativa que pueda producirse. Una vez cuantificados dichos efectos, se evalúa su impacto sobre el nivel de capitalización del sistema y se comprueba si el mismo necesita o no una inyección adicional de recursos para restaurar el nivel de solvencia previo al acaecimiento de las circunstancias negativas supuestas. Con ello, se mide el grado de resistencia del sistema financiero evaluado ante una coyuntura desfavorable.


lunes, 25 de junio de 2012

MULTIPLÍCATE POR CERO…



A partir de hoy, las entradas de cada día de la semana en este blog tendrán un enfoque diferente. Los lunes, serán entradas más breves sobre cuestiones de índole variada. Los martes, publicaremos entradas más extensas sobre temas relacionados con la economía española. Los miércoles, trataremos cuestiones de carácter empresarial. Finalmente, los jueves abordaremos aspectos de economía internacional. Espero que les guste la nueva estructura del blog.


* * *

El pasado jueves 21 de junio, en el diario EL MUNDO, Luis María Anson, en su columna Canela fina, publicaba un artículo sobre la deuda pública española y en él se hacía la siguiente afirmación: “España ha pagado siempre intereses y principal de la deuda soberana. Lo hicieron incluso entre 1936 y 1939 los dos bandos que ensangrentaron al país durante la guerra incivil. No hay peligro real. La prima de riesgo española no debería superar los 150 puntos.” Hay un punto que sorprende en la cita y es que ha multiplicado por cero el número de quiebras soberanas que se ha producido a lo largo de la Historia de España. Efectivamente, el número de las mismas ha sido dieciocho, a lo que hay que sumar que la deuda del bando republicano a la terminación de la guerra civil quedó, evidentemente, impagada. A nuestro favor está el hecho de que nuestra última quiebra soberana se produjo en 1882. A partir del estudio que enlazamos, elaborado por los profesores Carmen M. Reinhart, de la Universidad de Maryland, y Kenneth Rogoff, de la Universidad de Harvard, (http://www.nber.org/papers/w13882.pdf), más con información complementaria, podemos mencionar las siguientes quiebras producidas en España:

jueves, 21 de junio de 2012

¿HAY QUE RESCATAR A LA BANCA?




Hoy, vamos a terminar (de momento) con la serie de entradas que ha estado centrada en la operación de rescate de la banca española. Para finalizarla, vamos a entrar en una polémica que ha suscitado muchos comentarios en los últimos tiempos y que no ha sido respondida adecuadamente por quienes tienen que hacerlo (básicamente, los responsables de la política económica y de los bancos centrales): ¿es forzoso y necesario rescatar a entidades financieras con problemas?¿O es preferible dejarlas caer sin comprometer recursos públicos en su salvación?

Como hay diversas posturas respecto a la cuestión, vamos a empezar explicando cómo hemos llegado al actual sistema de supervisión y protección de la actividad bancaria que existe en la mayoría de los países avanzados. Y dicho sistema tiene su origen, esencialmente, en la Depresión de 1929.

Para entender el shock que representó la Gran Depresión, hay que comparar las tasas de variación del PIB en esa época con el actual ciclo recesivo. Así, en el período 1930-1938, en 1930 el PIB en términos reales en Estados Unidos cayó el 8,6%, en 1931 el 6,5%, en 1932 el 13,1% y en 1933 el 1,3%. A pesar de la vigorosa recuperación en los años que van de 1934 a 1937, en 1938 volvió a caer un 3,4%:



(Pulse sobre la imagen si quiere verla ampliada) 

                         Fuente: U.S. Bureau of Economic Analysis

martes, 19 de junio de 2012

EL LARGO (DEMASIADO LARGO) VIAJE DE LA BURBUJA AL SANEAMIENTO (*)



Revisando distintos temas implicados en la operación de rescate de la banca española, hasta ahora hemos visto las características de la operación y la inadecuada estructura de la Unión Europea para anticiparse a las circunstancias, lo que provoca que vaya a remolque de las mismas. 

Hoy, vamos a revisar los datos aparecidos sobre el sistema financiero y que han llevado al diseño de la operación citada.

La curiosa espoleta que ha disparado la desconfianza en el sistema financiero español y, en última instancia, en toda nuestra economía ha sido el modo en que se ha hecho la nacionalización de BFA-Bankia.

Lo primero que habría que explicar es por qué llamo “curiosa” a la espoleta que ha dado lugar a los últimos acontecimientos. Resulta sorprendente la perplejidad que ha producido ante la intervención de la entidad presidida por Rodrigo Rato, cuando las dos principales Cajas que integraban el proyecto Bankia (Caja Madrid y Bancaja) llevaban varios ejercicios mostrando resultados preocupantes. Aunque la situación de Bancaja había sido aireada en los medios de comunicación frente a la visión más positiva que se ofrecía de Caja Madrid, esta última presentaba unos datos de morosidad y caída de beneficios que hubieran debido poner en alerta a cualquier analista un poco avezado. Veamos, brevemente, algunos antecedentes:

1.- 7 de abril de 2009.- Se hace público que la morosidad en algunas titulizaciones hipotecarias de Caja Madrid alcanzaba el 15%: http://www.cotizalia.com/cache/2009/04/07/noticias_60_morosidad_algunas_titulizaciones_hipotecarias_madrid_alcanza.html.

2.- 21 de abril de 2009.- En esa fecha, a pesar de que los resultados de Caja Madrid parecían satisfactorios, la morosidad ya alcanzaba el 5,57%: http://www.cotizalia.com/cache/2009/04/21/noticias_29_madrid_millones_hasta_marzo_morosidad_elevo_hasta.html.

3.- 21 de julio de 2009.- Los datos del primer semestre de 2009 muestran las primeras señales de preocupación. Aunque la morosidad se mantiene en el 5,55%, el beneficio neto atribuido cayó en un 46.9% debido, principalmente, al aumento de provisiones: http://www.cotizalia.com/cache/2009/07/21/noticias_28_madrid_57566_millones_hasta_junio_menos_morosidad.html.

4.- Tercer trimestre de 2009.- Caja Madrid realiza en este período dos operaciones con el fin de poder contabilizar plusvalías. Por un lado, realizó una operación de “sale & lease back”, es decir, de venta y posterior alquiler, de 300 sucursales: http://www.cotizalia.com/cache/2009/10/02/noticias_36_caja_madrid_venta_oficinas.html. Por otra parte, también puso a la venta su 2,9% en Bankinter: http://www.cotizalia.com/cache/2009/10/23/noticias_27_madrid_vendera_bankinter.html.

5.- 19 de enero de 2010.- Se anuncian los resultados de 2009 de la entidad y los mismos presentan una caída del 68,4% en relación al anterior ejercicio: http://www.libertaddigital.com/economia/caja-madrid-gana-265-millones-de-euros-en-2009-1276381924/. Sorprende que, al final del período, la morosidad fuera del 5,4%, es decir, que la misma apenas hubiera crecido a lo largo de un año de crisis como fue el 2009. ¿Contención o refinanciaciones para evitar afloramientos de operaciones con dificultades de pago?

6.- 29 de julio de 2010.- En esta fecha, tras la primera “fusión fría” de Caja Madrid con Caixa Laietana, Caja Insular, Caja Rioja, Caja Ávila y Caja Segovia, y con Rodrigo Rato ya como presidente, se anuncia que en el primer semestre de 2010, la entidad ha reducido su beneficio neto en un 66%: http://www.cotizalia.com/noticias/madrid-millones-hasta-junio-menos-destinar-20100729-55855.html.

miércoles, 13 de junio de 2012

EL IMPERIO NO CONTRAATACA


Hoy, vamos a seguir analizando, desde otra vertiente, la operación de rescate a la banca española y lo vamos a hacer viendo el papel y posición de la Unión Europea en relación a la crisis. Para llegar a la conclusión que queremos exponer en esta entrada, la cual viene a ser una continuación de otra que ya publicamos el pasado mes de diciembre (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2011/12/situacion-de-la-union-europea-una.html), voy a plantearles un ejercicio sencillo pero que va a ser muy útil para que sepan de qué estamos hablando.

Me gustaría que vieran las dos fotos que a continuación aparecen y comprobaran si conocen o no a quienes aparecen en ellas.







Dado que la mayoría de los lectores de este blog son españoles, habrán reconocido en la primera foto al Presidente del Gobierno de su país, Mariano Rajoy. La segunda foto corresponde al Primer Ministro de Noruega, Jens Stoltenberg, quien, evidentemente, es menos conocido en España.

Veamos ahora las siguientes cuatro fotos y vuelvan a probar a reconocer a quienes aparecen en las mismas:






Bien, ¿qué tal? La mayoría de ustedes habrán reconocido que la primera foto corresponde al Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y la tercera, a su Secretaria de Estado, Hillary Clinton. ¿Y la segunda y la cuarta? Pues, aunque muchos no se lo crean, son sus “teóricos” homólogos al otro lado del Atlántico. Es decir, la segunda foto corresponde a Herman van Rompuy que ejerce el cargo de Presidente del Consejo Europeo y la cuarta foto corresponde a Lady Catherine Ashton, responsable de la Política Exterior de la Unión. Con todo lo que ha sucedido últimamente en materia económica, supongo que ustedes habrán visto profusamente en los medios de comunicación a estas dos personas. ¿O no? Evidentemente, no…

Que dos de los máximos responsables de la Unión Europea, que dos de los dirigentes que deberían ejercer su liderazgo en unos momentos tan complicados sean unos ilustres desconocidos (cuando sus rostros deberían ser populares para cualquier ciudadano de la Unión) es algo que es, de por sí, un indicativo de que algo falla en el entramado institucional europeo.

Vayamos ahora a lo que se ha hecho público de la reunión del Eurogrupo celebrada por videoconferencia en la tarde del pasado sábado 9 de junio (http://www.republica.com/2012/06/11/el-sms-de-rajoy-a-de-guindos-aguanta-espana-no-es-uganda_505771/). Encontraremos otro hecho también muy significativo. En la tensa reunión, Austria, Estonia, Finlandia y Holanda (quédense con los nombre de estos países porque después sacaremos punta al tema) se opusieron, en un momento dado, a la concesión del préstamo de 100.000 millones de euros para la recapitalización de la banca española. El Ministro de Economía español, entonces, advirtió de que “si ustedes quieren forzar el rescate de España, vayan preparando 500.000 millones de euros y otros 700.000 para Italia, que tendrá que ser rescatada después de nosotros”. En ese instante, cambió el cariz de la reunión y, con vacilación de Holanda de por medio y la imposición del criterio marcado por el Ministro de Economía alemán, Wolfgang Schäuble, y el presidente del BCE, Mario Draghi, se acordó, finalmente, el préstamo tal como describimos en nuestra anterior entrada. En esta narración de los hechos, hay algo que me sorprende profundamente: que cuando el Ministro de Economía español mencionó las cifras de los dos hipotéticos rescates que hubiera habido que realizar, hubiera sorpresa. Es decir, ¿los Ministros de Economía llegaron a la reunión sin saber la cantidad de dinero que estaba implicada en las decisiones que había que tomar? Parece ser que no…

¿Qué nos dice todo esto? Algo muy sencillo: debido a los complejos procesos existentes de adopción de medidas, no hay, al final, personas concretas que asuman la responsabilidad de las decisiones que se toman en el seno de la Unión Europea. Y cuando no existe responsabilidad concreta, es muy fácil que la misma quede diluida y se instalen una serie de vicios: nadie ejerce el liderazgo, nadie quiere hacer recaer sobre sus hombros el peso de las medidas adoptadas ni la obligación de comunicar a la ciudadanía las causas y alcance de las mismas. Y, lo que es más grave, la política no va por delante de los problemas sino a remolque de ellos…

A la fecha, la Unión Europea, en realidad, ha pretendido ser una entidad política supranacional al servicio de un interés general europeo pero, por mucho que pueda doler, es todavía una alianza de Estados nacionales donde las nacionalidades preexistentes tienen aún más peso que una hipotética ciudadanía europea. Y ello no ha sido óbice para que una pesada estructura burocrática se haya desarrollado y que, paradójicamente, haya sido inútil para reaccionar adecuadamente ante la crisis económica. Porque no hay que engañarse: cuando un marco institucional no sirve en tiempos de crisis, sencillamente no sirve. Porque es en dichas circunstancias cuando un marco institucional ha de demostrar su validez y no en épocas de bonanza…

Adicionalmente, ante esta escasa capacidad resolutiva de las instituciones y dirigentes de la Unión, la propia mentalidad de los ciudadanos europeos se ha convertido en un obstáculo para desarrollar un plan coherente. Por mucho que se diga, un alemán y un español, p. ej., no se ven como conciudadanos sino como miembros de dos comunidades distintas. Y, al final, eso se convierte en el principal obstáculo para establecer mecanismos de solidaridad que sirvan para superar las dificultades actuales…

Por todo que han podido leer hasta ahora, a lo mejor alguien me puede decir que soy “euroescéptico”. Y mi respuesta sería que no. Si algo soy en realidad es “brusescéptico”, es decir, escéptico ante la mentalidad y estructura burocrática que representa Bruselas como capital de la Unión. Creo que se debería tender a dar peso a la Unión Europea para que asuma más funciones en campos como la armonización fiscal, la disciplina presupuestaria y la supervisión bancaria de las que hasta ahora ha asumido. Pero, si ello no es posible por la oposición de la ciudadanía, deberíamos volver a una Unión más funcional, menos burocratizada y más parecida a lo que fue la Comunidad Económica Europea, que fue un ejemplo de éxito y buen hacer.

Lo que hemos visto desde el Tratado de Maastricht y el nacimiento del euro es el ejemplo de unos mecanismos que nos han llevado a la situación, que ahora mismo estamos sufriendo, de inacción, improvisación e indecisión frente a la crisis. Y, lo que es peor, puede llevar a la ruptura de la Unión a corto o medio plazo. ¿Recuerdan los países que les pedí antes que recordaran? Véanlos marcados en el mapa a ver si les dice algo:






Fíjense: todos al Norte, y todos alrededor de Alemania. O mucho me equivoco, o el germen de una entidad europea distinta a la que hoy conocemos (lo que siempre se ha conocido como la Europa a dos velocidades o, incluso, algo más radical) se podría estar gestando. Si no lo creen, lean este artículo y quizás empiezan a dar peso a lo que aún hoy es una mera hipótesis: http://www.elconfidencial.com/economia/2012/06/13/el-virus-espanol-quiebra-los-mercados-y-rompe-a-europa-en-dos-99945/.






lunes, 11 de junio de 2012

LA INSOPORTABLE LEVEDAD DE LOS MALABARISMOS VERBALES




En anteriores entradas del blog, hemos venido comentando varias cuestiones que ahora convendría recordar:

1.- Hemos dicho cómo el anterior Gobierno reaccionó tardíamente y de modo equivocado a la crisis económica que estábamos sufriendo (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2011/04/que-me-pasa-doctor.html).

2.- También hemos indicado que el nuevo Gobierno carecía de un plan global para hacer frente  a la difícil situación que España estaba atravesando (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2012/02/el-unico-camino-posible.html) y cómo las medidas adoptadas en el terreno fiscal (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2012/01/como-aprendi-dejar-de-preocuparme-y.html) y financiero (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2012/02/allegro-ma-non-troppo.html), o no estaban bien orientadas o no se efectuaban al ritmo adecuado, respectivamente.

3.- Igualmente, hemos advertido que la política de comunicación efectuada no reducía la incertidumbre ni aumentaba el grado de transparencia de nuestra economía (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2012/06/tu-madre-se-subio-un-ciruelo.html), con los efectos que ello tenía sobre el precio de nuestros activos.

Todo esto hay que tenerlo en cuenta para juzgar la operación de rescate de nuestra banca que se anunció el pasado 9 de junio (http://www.elmundo.es/elmundo/2012/06/09/economia/1339227352.html) por un importe máximo de 100.000 millones de euros, cantidad que provendrá del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (http://www.elmundo.es/elmundo/2012/06/09/economia/1339273087.html).

Hay muchas vertientes que hay que analizar en esta decisión y lo iremos haciendo poco a poco en las próximas entradas. En esta, vamos a hacer una primera aproximación a lo que sabemos (que tampoco es demasiado).

lunes, 4 de junio de 2012

TU MADRE SE SUBIÓ A UN CIRUELO



Cuando, en una entrada anterior, analizamos la película Margin Call (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2011/11/analisis-de-margin-call.html), comentamos que la rentabilidad exigida a una inversión está relacionada con su nivel de riesgo. Cuanto mayor riesgo se aprecie en una inversión, mayor rentabilidad se le exigirá para compensar tal circunstancia y para conseguir que la misma sea atractiva. Como también explicamos, para conseguir esa mayor rentabilidad, el mecanismo evidente es el de pagar una menor cantidad por la inversión a efectuar, es decir, disminuir el precio de los activos en que la misma se materializa. Tratándose de acciones o títulos de renta fija, ello se traduciría en una disminución de los índices bursátiles o en una caída de las cotizaciones de la deuda pública.



La apreciación del nivel de riesgo depende, básicamente, de circunstancias objetivas. Si adquirimos acciones o títulos de renta fija de una empresa, nos fijaremos en la evolución previsible del sector en el que se ubica, perspectivas de su cifra de negocio y de su estructura de costes, nivel de endeudamiento, características y perfiles de sus directivos y de la estrategia y gestión que llevan a cabo… Si invertimos en bonos u obligaciones emitidos por el Tesoro de un país, atenderemos al nivel de deuda pública ya existente, las magnitudes absoluta y relativa del déficit público, las perspectivas de crecimiento del PIB del país, las políticas realizadas…



Aunque esos datos objetivos son los que tienen mayor peso, también influye el NIVEL DE INCERTIDUMBRE y el GRADO DE TRANSPARENCIA existente sobre los mismos. Las dudas sobre las cifras reales de una empresa o un país suponen AUTOMÁTICAMENTE la apreciación de un mayor nivel de riesgo y, en consecuencia, si las dudas aumentan en un momento dado, el nivel de rentabilidad exigido aumentará y el precio del activo correspondiente descenderá.
En las últimas semanas, los índices bursátiles españoles y la cotización de la deuda pública de nuestro país han experimentado unos brutales descensos.



En el siguiente gráfico, pueden observar cómo el IBEX-35 que estaba en torno a los 8.500 a mediados de marzo, cerró el viernes 1 de junio con un valor de 6.065: